Cuarenta años después de su último álbum de estudio, la legendaria banda de pop sueca ABBA anunció este jueves en Londres una nueva aventura, que incluiría la publicación de canciones inéditas y un espectáculo con hologramas de sus miembros ahora septuagenarios.

El grupo difundió recientemente un mensaje en las redes sociales invitando a sus seguidores a un nuevo “viaje”, con la fecha del 2 de septiembre de 2021, alimentando especulaciones sobre su retorno.

También publicó misteriosos vídeos, que incluyen una versión a piano de Dancing Queen, mientras la disquera Polydor organizaba un evento con la prensa en Londres para revelar “varias sorpresas” cuyos detalles los organizadores no quisieron adelantar, limitándose a asegurar que “valdrán la pena”.

Según el diario británico The Sun, se anunciarán nuevas canciones y una serie de espectáculos que celebran temas clásicos como Dancing Queen, Money, Money, Money y Waterloo que serían interpretadas por los “Abba-tares”, es decir, avatares de los componentes del grupo cuando eran jóvenes.

El espectáculo podría verse a partir del próximo mayo de 2022 y hasta el 2025, con ocho representaciones semanales, en el ABBA Arena, un teatro de 3 mil plazas construido para la ocasión en el parque olímpico de Londres donde aparecerán estos avatares todas las noches junto a una banda en vivo de 10 integrantes. Las entradas saldrán a la venta general el martes 7 de septiembre y al parecer, después viajaría a Estocolmo o Las Vegas.

Los avatares digitales de ABBA se crearon utilizando tecnología de captura de movimiento, similar a la utilizada por Andy Serkis y otros para retratar bestias CGI en películas de Hollywood, para lo que el grupo fue filmado con trajes ceñidos y de esta forma crear recreaciones realistas. Wayne McGregor, artista residente del Royal Ballet de Londres, coreografió la actuación de la banda, y un equipo de 850 personas de la compañía de efectos Industrial Light & Magic, fundada por George Lucas, diseñó y animó los avatares envejecidos de las imágenes.

Los cuatro miembros de ABBA -anagrama de sus nombres de pila- superan ahora los 70 años: Anni-Frid Lyngstad tiene 75, Agnetha Fältskog, 71; Björn Ulvaeus, 76 y Benny Andersson, 74.

El sueco Carl Magnus Palm, experto en el mítico grupo, aseguró en declaraciones el jueves a la AFP que la creación de estos avatares digitales retrasó su regreso.

“Tuvieron problemas tecnológicos, no salió como esperaban”, afirmó. “Por fin estaban listos para lanzarse hace un año, pero entonces llegó la pandemia”, precisó.

En su opinión, ABBA recurrió a una “tecnología muy avanzada”, por lo que sus hologramas tendrán un aspecto realista.

“Los miembros reales de ABBA no van a estar allí, pero creo que habrá músicos en vivo tocando junto con el ‘ABBA digital’ y se verán como las versiones jóvenes de sí mismos. Como se veían en 1979”, precisó.

Desde su último álbum de estudio en 1981 y su disolución en 1982, el legendario grupo de pop sueco con más de 400 millones de discos vendidos no ha publicado ningún material nuevo.

Pero su separación rompió el corazón de incontables fans cuya llama nunca se apagó: su álbum de grandes éxitos publicado en 1992, ABBA Gold, es uno de los más vendidos del mundo y el pasado julio se convirtió en el primer disco en permanecer mil semanas en las listas de los más escuchados del Reino Unido.

Después, el musical Mamma Mia y las películas basadas en él -protagonizadas por Meryl Streep y Colin Firth- atrajeron a nuevos seguidores que ni siquiera habían nacido en la década de 1970.

El 27 de abril de 2018, los integrantes del grupo anunciaron que habían vuelto al estudio por primera vez en casi cuatro décadas. Se grabaron dos canciones: una titulada I still have faith in you y la otra Don’t shut me down.

Björn Ulvaeus aseguró recientemente que habría nuevo material antes de finales de 2021. “Habrá nueva música este año, eso es seguro”, declaró en mayo al diario australiano The Herald Sun.

Y en abril aseguró al británico The Times haber escrito las letras de nuevas canciones y que Andersson compuso la música. El grupo “sigue sonando muy ABBA”, afirmó.