Por Dorsia Staff

Respecto a la emergencia sanitaria generada por el virus COVID-19 y en oportuna respuesta a varias denuncias ciudadanas sobre el manejo irregular de cuerpos y riesgos sanitarios en funerarias de la capital, inspectores del Gobierno de la Ciudad de Puebla realizaron recorridos para verificar que los establecimientos tuvieran su documentación en orden.

Según se informó en un comunicado, estos se ejecutaron en estricto apego a las medidas emitidas por el secretario de Salud estatal el pasado 6 de abril para el manejo de cadáveres, derivado de la contingencia epidemiológica provocada por el virus COVID-19.

De esta forma, personal de la Unidad de Normatividad y Regulación Comercial advirtió que en tres establecimientos donde se realizaban incineraciones no contaban con su documentación necesaria de funcionamiento.

El titular de este órgano desconcentrado de la Tesorería Municipal, Fernando de Jesús Pastor Herrera, aseguró que las inspecciones se realizaron conforme a los procedimientos de revisión a todo comercio, ameritando clausura de acuerdo al Código Reglamentario Municipal.

“Se solicita al encargado del establecimiento la documentación legal que ampare su debido funcionamiento. Cabe mencionar que el giro de funeraria es muy distinto al de crematorio, para que pueda operar y funcionar un crematorio, debe de cumplir con los requisitos y disposiciones en materia de Desarrollo Urbano señalados en el artículo 1542 del COREMUN”, aseguró.

Por ello, los funcionarios realizaron la clausura de tres establecimientos que contaban únicamente con licencia de funcionamiento de funeraria o compra y venta de ataúdes, sin embargo, no contaban con el permiso correspondiente de cremación, y una más fue sancionada por la falta de papeles de Protección Civil.

“Para que puedan volver a abrir o puedan ejercer el giro de crematorio, deberán de pagar su multa, cumplir con los días de clausura y solicitar el permiso correspondiente”, puntualizó.