Por Dorsia Staff

Familiares denunciaron la muerte del recién nacido Rodrigo N., de 36 semanas, hospitalizado en cuidados neonatales en el hospital número 20 del IMSS, La Margarita.

Este miércoles al recién nacido se le programó una cirugía para tratarle una retinopatía, misma que autorizada debido a que se encontraba estable y evolucionaba favorablemente.

Familiares contaron que bajaron al recién nacido al área de quirófano en buenas condiciones y se le entregó a los médicos responsables, quienes 30 minutos después informaron que había caído en paro y que estaban intentando reanimarlo; después de 50 minutos, informaron que falleció por broncoaspiración.

Al cuestionar a los médicos sobre lo sucedido –detallaron– ninguno supo explicar lo sucedido y se contradijeron entre las diferentes áreas de enfermería, camilleros, pediatras de piso, y anestesiólogos.

Familiares relataron que los anestesiólogos les informaron que intentaron reanimarlo, pues el bebé les fue entregado en paro; familiares argumentaron un descuido por parte del personal y que por ello el niño se broncoaspiró.

Los afectados presentaron una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE) y al momento de que los agentes de la FGE llegaron al hospital, les indicaron que depositaron el cuerpo del bebé en el área de fallecidos por Covid-19, por lo que no pudieron tener acceso a él para hacer las diligencias ni los peritajes correspondientes.

La familia denunció que el hospital se niega a entregarles el cuerpo y a realizarle la necropsia al recién nacido.

Hasta el momento, la dirigencia del IMSS número 20 no ha emitido información sobre el tema.