Por AFP

Estados Unidos honró este sábado la memoria de los casi 3 mil muertos de los atentados del 11 de septiembre de 2001, en medio de llamados a favor de la unidad del país.

Este 20 aniversario tenía un significado especial pues está marcado por la salida precipitada de las tropas estadounidenses de Afganistán tras la vuelta al poder de los mismos talibanes a los que desalojaron hace casi 20 años por cobijar a los ideólogos de los atentados perpetrados por Al Qaida y por la vuelta a la normalidad tras el paso devastador del coronavirus.

En un país profundamente dividido políticamente tras el paso de Donald Trump (2018-2021) por la Casa Blanca, abundaron los llamados a la unidad.

El expresidente George W.Bush, bajo cuyo mandato tuvieron lugar los peores atentados en suelo estadounidense de la historia, lamentó la desunión del país.

“En las semanas y meses que siguieron a los atentados del 11 de septiembre, estaba orgulloso de dirigir a un pueblo impresionante, resistente y unido”, dijo el expresidente en la ceremonia que tuvo lugar en Shaksville, en Pensilvania, donde se estrelló el último de los cuatro aviones comerciales que 19 terroristas, la mayoría saudíes, lanzaron contra los principales símbolos del poder estadounidense.

“Si hablamos de la unidad de América, estos días parecen lejanos”, lamentó.

En el mismo sentido se mostró la vicepresidenta, Kamala Harris, que se refirió a la polarización política en el país y abogó por la “unidad” y el refuerzo de “nuestros lazos comunes”.

La víspera, el presidente Joe Biden también había apelado a la unidad en un mensaje grabado.

“Para mí es la principal lección del 11 de septiembre. En el momento de mayor vulnerabilidad, (…) la unidad es nuestra mayor fuerza”, declaró el presidente en su mensaje.

En cambio, Donald Trump, que durante su mandato decidió poner fin a la presencia de las tropas estadounidenses en Afganistán, aprovechó para arremeter contra la administración de Biden a la que tildó de “inepta” e “incompetente” por la forma en que salió de ese país.

“Es un momento triste por la forma en que nuestra guerra contra aquellos que hicieron tanto daño a nuestro país terminó la semana pasada”, y que se saldó con la muerte de 13 militares estadounidenses en un atentado durante la frenética evacuación de Afganistán en el aeropuerto de Kabul, el 26 de agosto, criticó el exmandatario.