Por Dorsia Staff

El estado de Puebla posee una gran biodiversidad y una vasta riqueza natural. Su uso adecuado podría representar una fortaleza para el desarrollo social y económico de las regiones rurales y forestales, así como para el bienestar de todos los que habitamos el territorio, afirmó el rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, al inaugurar el ciclo de conferencias “Por la naturaleza”, actividad virtual organizada por la BUAP en el marco del Día Mundial de la Biodiversidad, conmemorado el 22 de mayo.

A pesar de esta riqueza, señaló que la biodiversidad, en Puebla, México y el mundo, registra graves pérdidas a grandes velocidades, debido a la intrusión de los humanos en los ambientes de la biota. “Muchas especies se extinguen porque destruimos su hábitat, porque erosionamos los suelos, talamos los árboles, contaminamos el agua y el aire; muchas especies endémicas están irremediablemente desapareciendo”.

Por ello, Esparza Ortiz precisó que es importante impulsar una verdadera cultura de responsabilidad ambiental, que modifique positivamente nuestras relaciones con otras formas de diversidad biológica.

“Estamos obligados a emprender acciones que nos conduzcan hacia un desarrollo sostenible mediante la prevención, remediación y conservación de la biodiversidad y el equilibrio ecológico. Esto será posible sólo al asegurar que la intervención humana no dañe más el ya muy frágil equilibrio ecológico, del que depende nuestra propia supervivencia”.

En su opinión es indispensable generar alianzas y sumar esfuerzos para detener la acelerada pérdida de biodiversidad, trabajar por la preservación del medio ambiente, de nuestro planeta y de las especies que lo habitan; además de que México está entre los países con mayor diversidad biológica, pues posee una gran variedad de especies vegetales y animales, así como de ecosistemas.

Extinción de especies y futuro de la humanidad

Al impartir la conferencia “Extinción de las especies y futuro de la humanidad”, Gerardo Ceballos González, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM, informó que las especies de vertebrados que se extinguieron en los últimos 100 años deberían haberse perdido en 10 mil años y que las tasas de extinción actual son 100 veces más rápidas y hasta mil veces más veloces en algunos grupos.

“Debemos entender que la magnitud de lo que está ocurriendo es tan grande que lo que hagamos en los siguientes 10 o 15 años va a definir el futuro de la mayoría de las especies de fauna, flora y microorganismos silvestres del planeta y va a definir también el futuro de la humanidad”.

De acuerdo con el investigador, desde 1979 a la fecha hemos perdido 70 por ciento de los animales silvestres; una prueba de ello es que cada 15 minutos se matan elefantes ilegalmente y si esto continúa una de las consecuencias es que no habrá elefantes silvestres para el 2025.

“La extinción de poblaciones es el preludio de la pérdida de los servicios ambientales y sin servicios ambientales no hay posibilidad de que haya vida en la Tierra”, recalcó.   

Son tres -dijo- los principales factores que han causado esta desgracia: el crecimiento de la población humana, el consumismo y las tecnologías eficientes, por lo que es necesario que se generen políticas y acciones que contribuyan a disminuir el impacto de dichos factores.

Finalmente, invitó a que como sociedad tomemos partido en este asunto si queremos asegurar el futuro de la humanidad y de las demás especies, además de que las y los investigadores apliquen sus conocimientos para resolver los problemas de conservación y desarrollo.