En plena sesión de la Cámara de Diputados, la legisladora por el distrito 14 de Veracruz, Carmen Medel Palma (Morena), se enteró del asesinato de su hija, lo que le provocó una crisis nerviosa y ocasionó la suspensión de la sesión del día.

Tras los primeros minutos de confusión en los que el vicepresidente de la Mesa Directiva, Marco Adame (PAN) decretó un receso y solicitó los servicios de emergencia para Medel Palma, pues sólo se escuchaban sus gritos y varias legisladoras trataban de ayudarla.

Los diputados, entre angustiados y sorprendidos, observaban la escena; el presidente de la Mesa Directiva, Porfirio Muñoz Ledo (Morena) reanudó 15 minutos después la sesión, sólo para informar que se levantaba, y “la LXIV legislatura se expresa consternada por las noticias que tiene hasta el momento y realizará lo conducente por la vía jurídica, política, y por la solidaridad humana”

“No puedo dejar pasar este momento sin subrayar el grave estado en que se encuentra la Nación, la vulnerabilidad de las familias y sobre todo la impunidad”, dijo Muñoz Ledo.

Posteriormente el diputado Pablo Gómez (Morena) subió a la tribuna para emitir un mensaje de solidaridad, y sin que nadie lo pidiera, poco a poco todos los legisladores se aproximaron a la tribuna en señal de solidaridad.

“Valeria ha sido hoy víctima del estado de violencia en el que vivimos los mexicanos y las mexicanas. Hoy encaramos la tragedia de manera mucho más directa, con un miembro de esta Asamblea.

“Todos estamos sujetos a esta crisis de violencia y todos juntos como Legislatura, debemos responder. Debemos pacificar a México, erradicar la violencia y la delincuencia violenta”, expresó Gómez.