Grandes diseñadores encargados de marcar tendencia en el mundo de la moda han encontrado la forma de resurgir y seguir siendo referente, pero sobre todo de vender.

Saint Laurent, primera gran marca de lujo que dejara las pasarelas debido a la pandemia, resurgió con su nueva colección otoño-invierno, justo dos meses después de la Semana de la Moda en París, uno de los máximos exponentes para ese sector.

El diseñador belga de Saint Laurent, Anthony Vaccarello, presentó de forma virtual su colección otoño/invierno 2021 titulada “Where the Silver Wind Blows” en un gran glaciar donde se ve a las modelos caminar entre rocas volcánicas negras, hielo blanco y un misterioso vapor.

Regularmente esta colección habría sido presentada en la Semana de la Moda en París, sin embargo la marca decidió presentarla a través de un video.

Firmas como Gucci, Celine y Balenciaga se han despegado también del calendario oficial, con apuestas originales que gustan y sobre todo venden.

Las cifras lo corroboran: en el primer trimestre de 2021, las ventas de los gigantes del lujo Kering y de su rival Louis Vuitton (LVMH) superaron los niveles previos a la pandemia, con un alza de 5.5% y 8%, respectivamente, con respecto a 2019.

En lo que al primer trimestre de 2020 se refiere, cuando la pandemia ya arreciaba en Asia, las ventas se dispararon en ese continente entre enero y marzo, con un alza de 83% para Kering y de 86% para LVMH.

Quizás te interese: ¿Has escuchado hablar de la moda sustentable? Te retamos a comprar menos ropa

Por su parte, Balenciaga presentó una colección también al margen de la Semana de la Moda, en un video filmado en varios puntos turísticos del mundo, en un ambiente “feel good” impropio del diseñador Demna Gvasalia, más proclive a los escenarios apocalípticos.

Hace dos semanas, la firma italiana Gucci también organizó un desfile por su cuenta para marcar su centenario que dio mucho que hablar, su director artístico, el italiano Alessandro Michele, lanzó una colección en la que el logo de Gucci convive con el de Balenciaga, también perteneciente al imperio Kering.

“La moda no se acabará nunca, independientemente de las Semanas de la Moda (…) Puede gestionarse sola”, señaló Michele en una entrevista con WWD, sitio web de referencia de la moda.

Con información de AFP