Por: Mario Alberto Mejía

Un portal electrónico desconocido—Datamos— publicó hace unos días un reportaje sobre los negocios de los hijos del doctor Guillermo Ruiz Argüelles, quien fue mencionado por el propio gobernador electo de Puebla como secretario de Salud del gobierno que iniciará el próximo 1 de agosto.

Lo curioso del reportaje es que, además de publicar documentos, tiene la marcada intención de exhibir a los hijos del reconocido médico como beneficiarios de las administraciones de Rafael Moreno Valle y José Antonio Gali Fayad.

Más aún: como socios de un primo de Martha Érika Alonso: Óscar Alberto Hidalgo Forcelledo:.

Con él, dice el reportaje firmado por René Valencia, “fundaron Comercializadora Mexicenter SA de CV, también proveedora del gobierno de Puebla”.

Los datos son abrumadores.

Hábilmente, el reportero revela que a través de tres empresas, “los hijos del próximo titular de la Secretaría de Salud del Estado de Puebla (SSEP), Guillermo José Ruiz Argüelles, Manuel Alejandro Ruiz Delgado y Rodrigo José Ruiz Delgado, consiguieron contrataciones en obras o productos” con Moreno Valle y Gali Fayad..

La exhibición es brutal, y parece coincidir con la versión de que, debido a los negocios de los hijos, la posición del doctor en el Gabinete de Miguel Barbosa Huerta estaría tambaleándose.

Vea el hipócrita lector los datos duros, demoledores:

“Mediante una revisión a los registros de licitaciones y adjudicaciones directas publicados tanto por el gobierno de Puebla como por Compranet se reportó que Proyectos Constructivos Mexicenter consiguió de 2015 a 2018, periodos gobernados tanto por Gali Fayad como por Moreno Valle, al menos 22 contratos.

“(…) Con su firma de construcción los hermanos Ruiz Delgado sumaron más de 37.3 millones de pesos en contrataciones especialmente las entregadas por el Comité Administrador Poblano para la Construcción de Espacios Educativos (Capcee) de las cuales en 2018 le pagaron más de 16.8 millones de pesos.

“Otras de las mejores contrataciones que se obtuvieron mediante Mexicenter fueron de la Secretaría de Infraestructura, Movilidad y Transportes (SIMT) o la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA), al pagarle por proyectos licitados de 2015 a 2017 más de 20.6 millones de pesos”.

Ufff.

El reportaje no apareció en Reforma ni en El Universal —tampoco en los medios de comunicación más leídos de Puebla—, sino en un modesto y desconocido, hasta hoy, portal electrónico que tiene como divisa las siguientes líneas: “Puebla, nuestro estado, requiere de un discurso periodístico que esté al servicio de los ciudadanos, lejos de superficialidades y posiciones radicales y artificiales que brotan con la inmediatez que a todos parece gustar aunque no abona a la solución de problemas”.

“Discurso periodístico”.

Qué discurso tronante contra el doctor Ruiz Argüelles.

.

.

Nota Bene: ¿Quién o quiénes están interesados en vulnerar al doctor Ruiz Argüelles?

¿A quién o a quiénes les conviene su eventual salida del Gabinete?

No es gratuito que este reportaje haya aparecido hoy.

Me cuentan que una versión similar había aparecido hace cerca de un año en el El Popular.

Los autores dejaron ese periódico hace unos días para fundar el portal que hoy manejan.

Y cosa curiosa: le volvieron a dar juego —en medio de la zozobra— a ese mismo tema con una idéntica redacción.

¿Quién alienta esos golpes bajos?