Por Staff GQ México

Una gran parte de nuestro de nuestro horario en la oficina se nos va pensando en qué podemos comer. Dulce o salado, con el café, té o hasta con agua, no importa… el tema es que muchos de nosotros siempre estamos pensando en comida, especialmente en la oficina. Y tenemos una mala noticia, eso te está engordando.

La mayoría no llevamos un récord de lo que consumimos, de lo que es benéfico o excesivo para nuestro cuerpo. Como paréntesis, existen apps que van contando la cantidad de calorías, grasas, proteínas y demás cosas que le metemos a nuestro cuerpo, y eso ayuda a no excedernos al momento de bajar por un café y ver las miles de las deliciosas opciones que hay llenas de azúcar y carbohidratos. Lo malo es que no muchas veces, es necesario salir de la oficina para que eso pase.

¿POR QUÉ ENGORDAMOS EN LA OFICINA?

Porque generalmente la comida que está en la oficina es gratis, así lo prueba un estudio realizado y lo confirmamos nosotros. ¿Quién no se acerca cuando llega un paquete de galletas, dulces o un pastel para el cumpleañero? Todos lo hacemos, aunque sea por cortesía, pero el dulce nos engancha al final. Otro factor es la convivencia, si uno come, todos comemos, es obligación de todos compartir tu comida.

EFECTO PSICOLÓGICO

Otra de las verdades es que el estrés es generador de muchas emociones y sentimientos, entre ellos, el hambre. ¿O es hambre psicológica? Las dos. Llevar algo a la boca, dulce o salado, con o sin carbs, es un gran reward para una situación después de una junta con tu jefe o una larga jornada planeado la agenda o peleando con un cliente. TE CAL-MA. Así que por eso que es tan inevitable, te dejamos un par de consejos que seguimos en nuestra editorial, para evitar que las horas que pasamos en la oficina nos estén engordando:

¿QUÉ TENER A LA MANO?

– Frutos secos o frescos

– Verduras, como apio, pepino, jícama, zanahorias

– Semillas de todo tipo

– Avena, puedes comprar tus sobres y sólo agrega agua

– Agua, eso siempre. Mantén un termo o vaso a la mano y estarás constantemente hidratado

– Té y café, es un must en la oficina

¿QUÉ EVITAR? (Aunque muchas veces no lo logramos)

– Dulces

– Galletas
– Barritas con alto contenido de azúcar (son adictivas, confirmado también)

– Cosas olorosas

Puedes consultar la publicación original AQUÍ.