La Quinta Columna
Por Mario Alberto Mejía

En dos columnas aparecieron este miércoles datos cruciales sobre el destino de Fernando Manzanilla.

La primera es de Francisco Garfias, en Excélsior.

La segunda, de Ramón Zurita Sahagún, en Relevante Mx.

Vea el lector estas líneas de Garfias:

“Manzanilla trae agenda. Lo veremos en el próximo periodo de sesiones en San Lázaro, que inicia el primero de febrero, de vuelta en su escaño. El hombre nos asegura que la reelección como diputado federal, en el 2021, no le interesa. ‘Yo sí quiero ser gobernador de Puebla, y voy a trabajar para eso’, puntualizó”.

Es evidente que Garfias habló con el ex secretario de Gobernación y que éste le confirmó el tema de la gubernatura.

La duda sobre el partido en el que se montará para tal fin se disipa en la columna de Zurita:

“Ahora Manzanilla se reincorpora a la Cámara de Diputados, donde ejercía como coordinador de la bancada del PES, cargo al que no regresará, ya que el tres veces secretario de Gobierno de Puebla (lo fue con Moreno Valle, Pacheco Pulido y Barbosa), trae en mente otros proyectos políticos.

“El ex secretario de Gobierno de Puebla forma la trilogía con el senador suplente de MORENA, Pedro Haces y el diputado local de Nueva Alianza, Gerardo Islas, que están dando forma al Partido Fuerza por México, del que dicen ya tiene el registro asegurado, aunque será hasta julio próximo cuando se determina la realidad de esto.

“Y es que dentro del proyecto original, Fernando Manzanilla sería el candidato a la alcaldía de Puebla el año próximo, Gerardo Islas irá por una diputación federal y Haces será el eje del partido, teniendo a Puebla como su principal reducto.

“De acuerdo con los datos reunidos, el nuevo partido cuenta con un total de 20 entidades con asambleas realizadas, lo que le da el respaldo necesario para asegurar su registro condicionado a los resultados de la próxima elección.

“Uno de los propósitos del nuevo partido es reunificar al morenovallismo, desintegrado a la muerte de Rafael Moreno Valle y su esposa Martha Erika Alonso y es que Manzanilla Prieto formó parte de ese poderoso grupo, como su cuñado que es y hasta que surgieron diferencias por los cargos en disputa. Islas por su parte fue un gran aliado de Moreno Valle desde la presidencia del Partido Nueva Alianza y después como secretario estatal de Desarrollo Social”.

Hasta aquí la larga pero reveladora cita.

La política poblana vuelve a calentarse.

Pero la duda mata:

¿Qué hará el gobernador Miguel Barbosa Huerta ante estos tambores de guerra?

Hasta donde nos quedamos, Pedro Haces es su amigo y aliado, y Gerardo Islas no quiere problemas con Casa Aguayo.

Si la revelación de Zurita es real, tronarán los cielos poblanos.

No está en el ADN del gobernador que en Puebla la política se vuelva anárquica.

Un ejemplo de eso es Alejandro Armenta, quien después de generar ruido y alharaca terminó domesticándose al grado de mantener un bajo perfil extraordinario.

Nota Bene: Al cierre de esta columna se comunicó conmigo Gerardo Islas para hacer una puntualización:

El partido Fuerza Social de México no se confrontará con el gobernador Barbosa ni con el presidente López Obrador.

Al contrario: caminarán con ellos.

Es cuanto.

.

.

Más de la Conspiración Patito

Un tema destaca en el contexto de la conjura (hechiza) supuestamente generada por Fernando Manzanilla y Eukid Castañón: la violación al debido proceso.

Vea el hipócrita lector estas líneas escritas por Arturo Rueda, creador de la conspiración de opereta:

“Los chats de WhatsApp en poder de CAMBIO fueron obtenidos en medio de la investigación que diversas instancias mantienen en contra de Eukid Castañón Herrera como parte del proceso por enriquecimiento ilícito que se le sigue desde la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, la Fiscalía General de la República y la Fiscalía General del Estado a través de la Policía Cibernética”.

Si entendemos bien, los ridículos mensajes de WhatsApp que se enviaron “Eukid Bro” y “Bro Manzanilla” fueron sustraídos —en el contexto de un eventual ejercicio de espionaje— por la Unidad de Inteligencia Financiera, la Fiscalía General de la República o la Policía Cibernética de la Fiscalía General del Estado.

Como los mensajes de WhatsApp son evidentemente falsos, no habría delito por perseguir ni violación al debido proceso.

(Hace unos días, Alejandro Gertz Manero, fiscal de la Federación, dejó entrever que la Unidad de Inteligencia Financiera viola sistemáticamente el debido proceso en los casos que investiga).

Pero si le creemos a Rueda, y los mensajes de “Eukid Bro” y “Bro Manzanilla” son reales, entonces sí habría problemas legales muy severos, pues las dos fiscalías y la UIF tendrían que aclarar, por ejemplo, por qué filtraron información confidencial a un medio de comunicación.

Y aquí habría razones de peso para denunciar violaciones al debido proceso.

Lo bueno para Rueda es que como todo se trató de un cómico montaje no hay causa alguna que abrir.

Tan desinflada quedó su teoría de la conspiración que ahora usa como prueba de la misma hasta una de mis columnas.

Ufff.