En esta charla con Dorsia, el legislador habla sobre la transformación de su perfil político, sus pasiones, aficiones y las nuevas metas en su carrera política donde revela también que será una figura protagónica en las elecciones locales que se disputarán en 2021.  

Por Luis Conde  / @luis_cond

A lo largo de la historia el ser humano ha tenido que reinventarse; hurgar entre las ramas y las rocas para construir herramientas y artefactos que le hicieran la vida más fácil. Reinventarse llevó a la humanidad de las cuevas, al alucinante siglo XXI. Reinventarse es, pues, tomar lo que tenemos al lado y mejorar nuestro entorno para hacerlo más habitable. Reinverntarse es, en el mejor de los casos, trascender.  

Justamente la reinvención es lo que motivó a Marcelo García Almaguer, diputado de la LX legislatura de Puebla, a sortear los caminos de la política separado de los partidos políticos; lejos de los colores del instituto que le dio una diputación local y en el que militó durante quince años, el Partido Acción Nacional.  

García Almaguer llegó a Puebla hace 20 años. Aquí, en uno de los estados más tradicionales y conservadores, desarrolló e impulsó su carrera dentro de la vida pública donde por tres lustros formó parte del engranaje que hizo girar al aparato político, sin imaginarse entonces que más tarde él mismo se convertiría en un frontman de la máquina que engrasó por años.  

Tras la muerte de Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle, la tarde del 24 de diciembre de 2018, las cosas cambiaron no sólo en la política local. El chicotazo del golpe alcanzó también a Marcelo García, quien fue parte del círculo más cercano del exgobernador y también Senador de la República.   

Luego de tres meses complicadísimos en la vida de su partido, y sin jefe político, decidió salir de las filas del PAN y seguir el mismo impulso que llevó al ser humano a la luna: reinventarse.  

Marcelo García Almaguer, la reinvención

El camino ciudadano  

Trabajar detrás de las caras que salían a cuadro confeccionando los hilos de comunicación y estrategias, puso a García Almaguer un poco lejos de la identificación ciudadana. Su trabajo como asesor, consultor y autor de libros sobre táctica política le dieron un amplio reconocimiento entre políticos y empresarios que acudían a él desde joven por su habilidad y conocimiento con las entonces emergentes estrategias digitales. Renunciar a las filas de Acción Nacional colocó a Marcelo García frente a una realidad a la que no se había enfrentado: la de construir un perfil lejos de filias y fobias partidistas. Sin embargo, antes tuvo que sortear un obstáculo aún más grande: construirse un personaje que pudiera ser identificable por la ciudadanía. Su experiencia y posicionamiento en los círculos de poder lo habían puesto muy lejos del ojo ciudadano, pero hoy todo es diferente.  

“Seré una figura protagónica en 2021” 

Fabricar campañas políticas, idear estrategias efectivas de comunicación y coordinar los mensajes dentro del war room de partidos políticos le dieron a Marcelo un enorme acervo de conocimiento sobre cómo mover el engranaje de la política, y como quien gusta de viajar ligero, tomó lo que aprendió en Acción Nacional y desechó lo menos útil para emprender el viaje hacia su nueva meta política: 2021. 

Desde que decidió ser un legislador son partido –a inicios de febrero de este año– Marcelo supo que tenía que comenzar a levantar estructuras y apoyos sociales, que además de su trabajo dentro del Legislativo local, debían ponerlo en el ojo público como un perfil cercano y afable para la ciudadanía. Ahí ha mostrado el músculo que posee en el dominio de las plataformas digitales para conectar con la gente más allá de las pantallas de sus smartphones.  

#Chelo (como se llama a sí mismo) sabe las batallas electorales se comienzan a ganar mucho antes de depositar el sufragio en las urnas, es por esto que buscará llegar a su siguiente cargo público a través de la vía ciudadana, sin la pesada mochila de los estigmas partidistas. Para ello, de inicio, emprenderá una batalla conjunta con sus compañeros del legislativo que también decidieron dejar a sus institutos políticos –María del Carmen Saavedra, Hugo Alejo Domínguez y Jonathan Collantes Cabañas—en aras de reducir los requisitos para obtener una candidatura ciudadana.  

Actualmente la ley establece que una candidatura por la vía ciudadana deberá ser válida siempre y cuando el (o la) interesad@ obtenga alrededor de 135 mil firmas de apoyo, lo equivalente al 3 por ciento del padrón electoral local, pero en esta batalla en vías de llegar a su nueva posición política, García Almaguer, junto con sus compañeros sin afiliación partidista, buscarán reducir este requisito para que quien busque llegar a las boletas lo haga con el 1 por ciento de firmas de apoyo.   

Marcelo García Almaguer, la reinvención

*** 

Luis Conde: Diputado, al menos en redes sociales has sido una de las caras más visibles entre la ciudadanía. En un principio pudo entenderse como parte de tu primer informe como legislador, sin embargo, esos tiempos ya pasaron. ¿A qué estás apuntando?  

Marcelo García: Definitivamente voy a ser factor y protagonista en el 2020, 2021.  

LC: ¿Vamos a ver a Marcelo García en las boletas?  
 

MG: Lo que estamos haciendo es una red de amigos, un círculo de personas que están cansados de las prácticas de partidos políticos. Nosotros vemos una gran oportunidad porque el ciudadano le apuesta a los perfiles jóvenes, a nuevas caras. Hay una crisis brutal de credibilidad en las instituciones, y más aún profundizadas en los partidos políticos y eso hace toda la diferencia.  

Nosotros estamos seguros que la ciudadanía tiene que jugar un rol mucho más protagónico y tener un balance (o tener la misma cancha) que un partido político. Ahorita la cancha es desigual y nosotros estamos haciendo una ofensiva en donde nos estamos metiendo al corazón de la ciudad, que son las colonias de las diferentes partes del norte y del sur. Lo que hacemos es empoderar a la gente a través de la tecnología, aprovechar las nuevas plataformas para que ellos puedan tener más tranquilidad en su familia y enseñarles cómo la tecnología puede acercarlos con las autoridades y alejarlos de la delincuencia. Llevamos más de 65 colonias recorridas. Es un pequeño inicio pero con una gran aceptación y muestras de apoyo y afecto, sobre todo porque la gente aspira tener sangre nueva en las próximas elecciones y eso es un atributo que uno se tiene que ganar: ganarse la confianza de la gente. No solamente con un pie en la tribuna y con el otro pie en la calle.  

LC: Si te vamos a ver en las boletas es seguro que una de las principales líneas de ataque de quienes sean tus contrincantes será que no naciste en Puebla…  

MG: Yo tengo 20 años en Puebla. Aquí me formé profesionalmente, aquí crecí profesionalmente y todos en la vida siempre hemos sido migrantes, y si tú no fuiste migrante, a lo mejor tus papás fueron migrantes, entonces no vas a descalificar a tus papás por ser migrantes. Yo creo que estamos viviendo una época distinta en donde hoy todos somos mexicanos, ya no es si somos de un estado o de otro y hemos visto a lo largo de la carrera política muchas personalidades con trayectorias importantes, con capacidad probaba, con perfiles y logros muy significativos pero que son de otros estados. Yo creo que Puebla valora, avala, atesora y aquilata mucho sus tradiciones (de las cual soy muy respetuoso) y las he llegado a vivir en carne propia, no solamente en la ciudad, sino en todo el estado, y quiero decirte que yo amo a Puebla. Mejor requisito no debe haber.  

LC: ¿Cómo has sentido el apoyo ciudadano desde que eres un diputado sin partido? ¿Cambió después de que saliste de las filas del PAN?  

MG: La verdad es que nunca había tenido apoyo ciudadano, entonces empecé de cero y a veces eso es muy bueno porque no estás cargando una mochila llena de prejuicios. La gente no me conocía, la gente no tenía un criterio sobre quién era, y ahorita, gracias al trabajo que hemos realizado en las colonias, hemos tenido mucho contacto y vivido las necesidades de la gente, pero siempre hay un factor de poder hacer las cosas de otra forma, de hacer política de la buena.  

LC: Este tipo de apoyo que has conseguido, ¿te va a alcanzar para llegar a tu siguiente posición?  

MG: El puesto te exige y te demanda que hagas eso por la gente. Hay muchas necesidades. Yo creo que no solamente los legisladores, los empresarios, estudiantes, sino cada quien desde su esfera puede aportar como un compromiso consigo mismos y que puedan influir en su entorno, con acciones. Si nosotros ganamos pequeñas victorias todos los días y damos pasos pequeños pero certeros, creo que podemos hacer la diferencia, y la gente se da cuenta quién es el legislador que está trabajando desinteresadamente y quién es el legislador que está cerca de ellos. Yo lo único que hago es seguir la descripción de trabajo.