La Quinta Columna
Por Mario Alberto Mejía

Miguel Barbosa Huerta es duro con la clase política.

Más que duro.

Implacable, podríamos decir.

Pero ante los ciudadanos —en sus mítines populares y en los Martes Ciudadanos— se transforma.

Es afable y generoso.

Sabe escuchar a los que nada tienen.

Y más:

Busca resolver las cosas de inmediato.

No duda en ordenar ceses de funcionarios, incluso.

Un ejemplo:

Cuando los integrantes de la banda musical de Santa Rita Tlahuapan le pidieron apoyo, los canalizó con Lourdes Roth, quien estaba a cargo de Artes y Fomento Cultural de la Secretaría de Cultura.

Una vez frente a la entonces funcionaria, los miembros de la banda expusieron sus modestas peticiones.

El trato que recibieron fue despótico.

Incluso cruel.

Y para colmo de malas no les resolvió nada.

Los músicos de Santa Rita le enviaron el mensaje al gobernador de que todo había sido inútil.

Y le dieron pormenores del maltrato sufrido.

El gobernador ordenó entonces el cese inmediato de Roth, una vez que ya había antecedentes de su pésimo proceder.

(Por cierto: dicho cese tardó semanas en cumplirse y ya hasta convertirán a la ex funcionaria en consultora de la Secretaría de Cultura).

No es la primera vez que Miguel Barbosa responde así ante las quejas fundadas de la gente.

Eso le ha dado una imagen generosa ante los ciudadanos, que combina muy bien con la dureza que muestra ante la clase política y los funcionarios irresponsables.

Y aquí es donde logra poner en práctica la dualidad expuesta por Maquiavelo en El Príncipe:

“Lo deseable es que el príncipe sea amado y temido.

“Que estos dos sentimientos vayan unidos no es fácil. 

“Por esta razón el príncipe debe procurar primero ser amado y temido al mismo tiempo, porque el temor no se opone al amor sino al desprecio, pero si esto no es posible debe intentar ser antes temido que amado”. 

El gobernador quiere trascender como el mejor gobernador en la historia de Puebla.

No tiene nada que perder.

Sabe que  está en el punto más alto de su carrera política y no piensa distraerse en veleidades.

Eso lo vuelve más temido por sus adversarios y la clase política en general.

Con esa fortaleza se mueven sus acciones.

.

.

La Dualidad de Maquiavelo

El hombre nacido en Florencia es el autor de la frase “más vale ser temido que amado”.

Varios filósofos y poetas, entre ellos T. S. Eliot, han tratado de descifrar lo dicho por el florentino más citado del mundo.

Vea el hipócrita lector un resumen de ese capítulo de El Príncipe hecho por el autor del blog La Sangre del León Verde, un filósofo y profesor español:

Cuando se trate de mantener la unidad y lealtad del reino, el príncipe no debe preocuparse por ser tachado de cruel, ya que haciendo un buen uso de la crueldad hacia los líderes sediciosos o los que los apoyan evitará mayores crueldades, como son: la continuidad de luchas intestinas, los desórdenes y la rapiña. 

Los príncipes nuevos, por la debilidad de su posición, no pueden escapar a la fama de crueles si quieren conservar sus reinos.

Sin embargo, la crueldad no debe carecer de prudencia. 

Si el príncipe alimenta temores imaginarios o procede con brutalidad su poder se vuelve intolerable y el mismo príncipe fomenta la rebelión con su conducta inhumana.

Aunque lo deseable es que el príncipe sea amado y temido.

Que estos dos sentimientos vayan unidos no es fácil. 

Por esta razón el príncipe debe procurar primero ser amado y temido al mismo tiempo, porque el temor no se opone al amor sino al desprecio, pero si esto no es posible debe intentar ser antes temido que amado. 

Esto es así porque los hombres son volubles: si les beneficias te amarán y cuando no necesites nada te lo ofrecerán todo. Cuando no puedas beneficiarles y necesites su apoyo, no te conocerán. 

Los seres humanos son fieles en la abundancia y egoístas en la necesidad.

También son perversos y rompen fácilmente los vínculos de gratitud.

Sin embargo, el miedo al castigo nunca los abandona del todo.

.

.

Olimpia Coral Melo en Puebla

Toño Hernandez y Genis, director de El Colegio de Puebla, tuvo una idea genial: invitar a Olimpia Coral Melo —generadora de la célebre Ley Olimpia— a dar una conferencia sobre violencia digital.

Esto ocurrirá el sábado 25 de enero en las nuevas instalaciones del Colegio: 41 Poniente 505, colonia Gabriel Pastor.

A esa idea genial le siguió otra: Toño invitó a la escritora Alejandra Gómez Macchia a presentar a Olimpia.

La conferencia será de antología.