La princesa está triste, ¿qué tendrá la princesa?

Los príncipes azules no existen, en pleno vals se volverán tus verdugos

Había una vez una doncella que dejó de cantar… ningún pulpo robó su voz. Fue un camello el que le tapó la boca

¡Ay, la belleza! esa otra soledad en llamas

Dale la mano a un nuevo vecino. Si no te muerde es que es tu perro

Zeppelin no se equivocó: hay escaleras que sí van al cielo

Espejito, espejito: tú que todo lo ves, dime: ¿cuál de mis amigas será la que me entregue?