La subasta de la medalla del premio Nobel lanzada por el periodista ruso Dmitri Muratov en beneficio de los niños ucranianos alcanzó los 103.5 millones de dólares, rompiendo todos los récords para este tipo de remates.

En una venta organizada el lunes en Nueva York, el redactor jefe del periódico independiente de investigación Novaya Gazeta cedió a un comprador anónimo la medalla de 196 gramos, que tiene una cubierta de 150 gramos de oro, y que obtuvo en conjunto con la periodista filipina Maria Ressa, «por sus esfuerzos para salvaguardar la libertad de expresión».

El dinero recaudado será entregado a un programa de la Unicef para niños ucranianos desplazados por el conflicto y supera de lejos los 4.76 millones de dólares que alcanzó en 2014 otra medalla del Nobel.

«Muratov lo había consultado con el comité del Nobel y recibió la venia apoyando su decisión para que las ganancias ayuden a los niños y los refugiados de Ucrania», precisó el secretario del comité que entrega el premio, Olav Njølstad.

«Es un objetivo loable. Sólo nos queda felicitarlo por el resultado y esperar que la ayuda llegue a los que más lo necesitan», indicó.

En sus 120 años de historia, el Nobel ha sido entregado a 975 individuos y organizaciones recompensando una trayectoria en ámbitos como la promoción de la Paz, la Literatura, la Medicina, la Física, la Química y desde 1968 la Economía.

Con el paso del tiempo, varios premios terminaron siendo subastados por herederos permitiendo hacerse con una de estas medallas sin haber sido distinguido con el premio por «un servicio a la humanidad», concebido por Alfred Nobel (1833-1896) en su testamento.