El autorretrato Diego y yo de Frida Kahlo marcó un récord para la pintora mexicana al venderse por 34.9 millones de dólares en una subasta organizada por la casa de remates Sotheby’s en Nueva York.

El comprador fue el coleccionista argentino Eduardo Costantini, fundador del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) quien lo adquirió para su colección privada.

El importe total que pagará Costantini incluye la comisión de la casa de remates, por una obra que, no obstante, quedó lejos del rango superior tasado por los expertos ya que la pintura fue valorada entre 30 y 50 millones de dólares.

Esta no es la primera vez que este hijo de un inmigrante italiano llegado a Buenos Aires a comienzos del siglo XX compró una obra de la pintora mexicana, pues en 1995 pagó un récord de 3.2 millones de dólares por el Autorretrato con chango y loro (1942) de Frida Kahlo.

Además, en 2016 Costantini pagó cerca de 16 millones de dólares por la obra de Diego Rivera Baile en Tehuantepec (1928). El récord anterior del pintor era de poco más de tres millones, mientras el récord en subasta de una obra de Kahlo estaba en los 8 millones de dólares por una obra vendida en 2016.

En la pintura, el rostro de Rivera aparece en la frente de Frida, por encima de sus características cejas y sus ojos oscuros, que derraman algunas lágrimas. Algunos expertos en arte detallan que el pintor que aparece como un tercer ojo, simboliza hasta qué punto atormentó los pensamientos de su esposa.

En la subasta de Sotheby’s, otra estrella de la noche fue una obra del pintor francés Pierre Soulages, que alcanzó los 20.2 millones de dólares, así como una obra de la pintora española Remedios Varo, que se adjudicó casi en 2.7 millones de dólares.

Además, una obra de la británico-mexicana Leonora Carrington se vendió por 1.8 millones, una pintura de Wilfredo Lam por 1.35 millones y otra de Joaquín Torres-García por 1.23 millones de dólares.

Otras piezas que se vendieron a golpe de martillo fueron la Naturaleza muerta de Diego Rivera por 3.2 millones y una obra de Roberto Matta por 715.000 dólares.

Diego y yo también rompió el récord por una obra de un artista latinoamericano que se había vendido en 1990 en Sotheby’s por 1.4 millones de dólares.