Por Redacción

Tanto trabajadores académicos como no académicos desempeñan un papel importantísimo en la BUAP y cada uno contribuye en la formación de los futuros profesionistas. “Todos somos BUAP y hacemos de la misma una universidad grandiosa”, expresó la rectora Lilia Cedillo Ramírez, al entregar reconocimientos de manera simbólica a 555 trabajadores por 20, 25, 30, 35, 40 y 45 años de labor académica y administrativa en la institución.

“Todos con nuestra labor diaria contribuimos en la formación de jóvenes estudiantes que mañana serán los profesionistas que seguramente nos atenderán en un hospital, juzgado, consultorio; en casi todas las labores cotidianas que haremos estará ahí presente un egresado de nuestra institución. Y eso se debe, nada más y nada menos, a la labor que ustedes han desempeñado a lo largo de todos estos años”, externó la Rectora de la BUAP.

Acompañada de Norma Pimentel López y Porfirio Sánchez Méndez, titulares de la Tesorería General y Dirección de Recursos Humanos, respectivamente, la doctora Cedillo Ramírez manifestó su reconocimiento a todos los beneficiados: “Me da gusto ver tantas caras conocidas de compañeros universitarios, muchos de ellos ingresamos casi juntos a esta institución siendo jóvenes recién egresados de licenciatura. Recuerdo a muchos de ustedes en el ámbito académico y administrativo, en el día a día en nuestra institución”.

De igual manera, la Rectora Lilia Cedillo afirmó que en su trayectoria laboral han formado parte de la transformación de la BUAP. “Nos tocó vivir momentos difíciles para nuestra universidad, como huelgas y hechos desafortunados, pero también momentos icónicos en los cuales hemos visto la transformación de la institución a lo largo de los años”.

Al tomar la palabra, José Manuel Alonso Orozco, secretario General de la institución, destacó el desempeño eficiente y responsable a lo largo de varias décadas de los universitarios beneficiados, por lo que la entrega de estos reconocimientos es un homenaje a su permanencia.

“Han visto su centro de trabajo como una extensión de su ámbito familiar. Han construido lazos fraternales con sus compañeros y con esos valores abonaron en pro de los universitarios. Estamos ante universitarios de enorme vocación y convencidos de la trascendencia de la educación, como factor de cambio en nuestra sociedad. La labor que desempeñan día con día es muestra de ello. Reconocemos su honorabilidad, ética y pasión, mismos que les han permitido llegar hasta este momento de su vida laboral”.

Asimismo, Alonso Orozco externó que la entrega de este reconocimiento “es una muestra de gratitud por parte de la institución hacia ustedes, por brindar lo mejor de sí mismos. Esta es una cita para celebrar la trayectoria laboral que representa el reconocimiento por su esfuerzo y dedicación a la universidad. Les expreso mi más sincera gratitud”.

A nombre de los trabajadores no académicos, Yolanda Cruz Velazco, de la Dirección General de Bibliotecas, relató su incorporación a la universidad en el año de 1990. Durante este tiempo, “hemos crecido personal y profesionalmente, así como en experiencias. Sin duda, nuestra área de trabajo es nuestra segunda casa, ya que pasamos más tiempo en esta última y, por ende, nuestros compañeros se convierten en familia”.