Por Agencia AFP
Ilustración de Virgilio Tzaj

¿Cómo se pueden contar 30 años de amistad entre una periodista y un reo condenado a cadena perpetua? La mexicana María Hinojosa resumió en el podcast Suave, de más de cinco horas, la historia de David Luis Suave González, condenado cuando era menor, como miles de presos.

Cuando Hinojosa, periodista de radio y fundadora de Futuro Media Group hace diez años, conoció a Suave González en 1993, en la ceremonia de graduación de un grupo de presos de una cárcel de Pensilvania, le sorprendió que éste se acercara y le preguntara «cómo podía ayudar».

«Me sorprendió que alguien que sabe que va a pasar el resto de sus días tras las rejas te pueda hacer una pregunta así», dice la periodista a la agencia de noticias francesa.

Hinojosa, de 60 años, le aseguró que podía ser su fuente en la cárcel: «ser la voz de los sin voz». Esas siete palabras cambiaron para siempre la vida de Suave, un puertorriqueño de 58 años, que entonces era analfabeto.

Purgaba cadena perpetua sin posibilidad de revisión impuesta cuando tenía 17 años por el homicidio de un joven tras un juicio en el que la única prueba fue la versión de una joven diametralmente opuesta a la suya.

Pasó 31 años en la cárcel. Al principio, en una celda de aislamiento. «Hablaba solo para poder sobrevivir», reconoce en el podcast.

La relación epistolar y telefónica, salpicada de algunas visitas, que mantuvieron Hinojosa y Suave a lo largo de esos años, se transformó en un proyecto periodístico a partir del 2012, cuando una decisión de la Corte Suprema declaró inconstitucional las condenas a cadena perpetua sin revisión impuestas a menores.

Hoy esas grabaciones de las conversaciones entre la periodista y su «fuente» ayudan a explicar «la montaña rusa» de emociones en este documento sonoro sobrecogedor y humano.

La revisión de su caso a raíz de la decisión de la Corte Suprema le abrió las puertas de la cárcel hace más de cuatro años. Hoy está en libertad condicional, pero no puede tomar alcohol, llevar armas y si sale del estado tiene que pedir autorización judicial. Solo el perdón del gobernador del estado le puede quitar esta espada de Damocles que pende sobre su cabeza.

Actualmente, Suave expone sus trabajos artísticos en una galería de Filadelfia, la mayor ciudad de Pensilvania (este). Asimismo, «ayuda a los ciudadanos devueltos, a la gente que se ha visto impactada por el sistema y siguen su educación en una universidad comunitaria», dijo Suave.

Este podcast con rostro humano le valió el Pulitzer a la mexicana María Hinojosa, quien aseguró que «el premio significa que se habla de ello y ojalá haya cambios».

Puedes encontrar el pódcast AQUÍ