Luego de fuertes críticas recibidas debido al inequitativo número de integrantes de color, la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA), grupo de 90 periodistas internacionales que desde 1944 entrega los Globos de Oro, votó a favor de reformas radicales a la asociación.

Aprobó de forma abrumadora un paquete de reformas que contempla aumentar los miembros en un 50% incluyendo más periodistas negros, además de levantar los límites notablemente estrictos y opacos de quién es finalmente admitido.

La HFPA tiene una gran influencia en el sector; sin embargo, había estado tambaleándose desde que un informe en febrero reveló que no tiene integrantes negros.

Un grupo de más de 100 publicistas de Tinseltown escribió una misiva a la HFPA en marzo exigiendo el fin del “comportamiento discriminatorio, la falta de profesionalismo, la falta de corrección ética y la supuesta corrupción financiera”, uniéndose a las críticas del movimiento Time’s Up.

“El voto abrumador de hoy para reformar la Asociación reafirma nuestro compromiso con el cambio”, señaló el presidente de la HFPA, Ali Sar, en un comunicado.

“Debido a que entendemos la urgencia y el tema de la transparencia, actualizaremos continuamente a los miembros a medida que avancemos, para hacer que nuestra organización sea más inclusiva y diversa”, señaló.

Prometió que la organización se convertirá en “un ejemplo de diversidad, transparencia y responsabilidad en la industria”.

Los Globos de Oro ocupan el segundo lugar en importancia después de los Óscar en la temporada de premios cinematográficos de Hollywood, pero su futuro fue cuestionado por las amenazas de un boicot ante las controversias.

El expresidente de la asociación Philip Berk fue expulsado el mes pasado por enviar un correo electrónico que calificaba a Black Lives Matter como un “movimiento de odio”, y dos consultores contratados para abordar los problemas de diversidad renunciaron por falta de progresos.

Si bien la mayoría de los miembros de la HFPA trabajan con regularidad para conocidos medios de comunicación, la exclusión de periodistas de buena fe ha sido objeto de escrutinio.