Por Dorsia Staff

Con el compromiso de formar profesionistas con pertenencia social y visión innovadora, surgió la licenciatura en Gestión Territorial e Identidad Bicultural en la sede de Cuetzalan, cuya primera generación, jóvenes hablantes de náhuatl, han desarrollado investigaciones que respondan a problemáticas locales con propuestas de solución en pro de las comunidades.

La licenciatura, que se imparte desde 2018, tiene su origen en una necesidad real: la formación de jóvenes gestores en el ordenamiento del territorio con enfoque biocultural, en una región, como la Sierra Norte del estado, amenazada por prácticas destructivas de la biodiversidad, con problemas de deforestación, deterioro ambiental y pérdida del patrimonio biocultural.

A la fecha, los estudiantes han elaborado cuatro investigaciones realizadas con organizaciones locales enfocadas al turismo indígena, procesos agroecológicos en plantaciones de café y talleres de plan de vida comunitaria, cuyo objetivo fue generar diagnósticos y propuestas de solución a problemáticas de las comunidades.

Entre estos trabajos, la identificación de plantas útiles y su uso local; un diagnóstico de suelo en una comunidad de Morimbo, del municipio de Pochutla, Oaxaca, con relación a la vocación agrícola para el cultivo de café y recomendaciones de mejoramiento del suelo; y otros dos más, en el ejido forestal Peñuelas, en Zacatlán, y en Xiloxochico, Cuetzalan, donde se llevaron a cabo talleres para la construcción de un plan de vida de las comunidades desde una perspectiva biocultural.

Un enfoque innovador de esta carrera es que en lugar de asignaturas o materias está estructurada en 16 módulos y talleres. Cada nueve semanas se desarrolla un nuevo módulo y talleres enfocados al desarrollo de habilidades metodológicas.