Por: Mario Alberto Mejía

Se llama Nancy Rodríguez, y es reportera, columnista y dueña de un portal que no era visible antes de la Cuarta Transformación: “Oro Sólido”.

Desde su lugar, en una de las primeras filas de las conferencias mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador, se le va encima al periodista Raymundo Riva Palacio, a quien llama “locutor de Televisa”.

En su intervención, dice que el periodismo de quien también es director de “Eje Central” es “deleznable”.

Antes ya había dicho que muchos de esos “locutores” de radio y televisión están desesperados porque AMLO les roba el rating.

El cierre de la reportera es elocuente, pues llama a practicar un un “periodismo que construya”.

“Oro Sólido” es un buen ejemplo de lo que propone.

Sus notas son siempre “propositivas” y ni por equivocación critican al presidente o a su gobierno.

De hecho, en su mayoría son boletines constructivos.

La propia columna de Nancy Rodríguez se basa en frases entrecomilladas de los dichos de López Obrador, y normalmente exalta los llamados que éste hace sobre cualquier tema.

El suyo es —cómo dudarlo— un claro ejemplo de la prensa de la Cuarta Transformación: lejos del “periodismo deleznable” de Riva Palacio —uno de los mejores periodistas mexicanos— y cerca, muy cerca, del “periodismo propositivo” que practica todos los días “Oro Sólido”.

(No confundir con felación).

Vea el hipócrita lector un ejemplo del trabajo de la reportera-columnista.

El tema no podía ser mejor: la gran labor de Lety Rodríguez, titular de Atención Ciudadana de la Presidencia de México.

(Las faltas de ortografía y la peculiar puntuación confirman también ese nuevo “periodismo propositivo” por el que tanto pugna “Oro Sólido”).

“Su trato es atento y gentil. Acompañado de una sonrisa sincera y expontanea. Estas cualidades le han permitido ser la titular de Atención Ciudadana durante los gobiernos del actual Presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Esta dirección es fundamental para obtener buenos resultados en atención a los ciudadanos. Se necesita talento, sensibilidad y mucha paciencia para desarrollar con excelencia esta gran labor.

“Leticia Ramírez Amaya, nos cautivó desde esos primeros días que vimos su trabajo en la casa de transición del ahora Presidente, allá en la ‪calle de Chihuahua, en la colonia Roma.

“No se enoja, no se altera, ni se preocupa por los cientos de visitantes que a diario acuden a Palacio Nacional a solicitar ser atendidos.

“Lety, siempre ha estado ahí, ahora despachando desde Palacio Nacional y ‪desde las 6 de la mañana, acude puntual a su trabajo en el Zócalo capitalino.

“Ella es originaria de la Ciudad de México, trabaja con el Primer Mandatario desde que fue Jefe de Gobierno de esta capital.

“¿Desde cuando esta con el Sr. Presidente López Obrador?, le preguntamos.

“-Hace muchos años, nos dice, desde que era jefe de Gobierno.

“Y nos aclara que siempre ha estado en el área de Atención Ciudadana

“Lo mismo recibe a indígenas, que a personas con discapacidad, a maestros, a bomberos o protectores de animales y luchadores en contra de la corridas de Toros.

“Sin lugar a duda, Lety es un filtro muy sensible, donde muestra la cara del nuevo gobierno en la presidencia.

“Su visión, tacto y buen trato permite avanzar en la relación del Presidente López Obrador y los ciudadanos.”

Hasta aquí la larga, pero aduladora cita.

Ya entendimos cómo hacer periodismo propositivo en dos patadas.

El coctel no falla.

¿Ingredientes?

Analfabetismo funcional, frases obsequiosas, capacidad para el elogio desmedido (o capacidad desmedida para el elogio), ausencia de temor ante el “qué dirán”, lugares comunes y, sobre todo, una actitud “expontánea”, que construya: positiva y propositiva.

Es lo que hay.

Aquí nos tocó nacer.

Ni cómo darle vuelta.

La Quinta Columna - Los Ataques a Raymundo Riva Palacio en la Mañanera de AMLO (Por un Periodismo que Construya y que Haga Colado)