por Víctor Fernández Espinoza 

                     

                        “Los sueños nos salvan, los sueños nos elevan y transforman

                                   y sobre mi alma, juro que hasta mi sueño de un mundo

                                                               donde la dignidad, el honor y la justicia

                                                    se convierta en la realidad que compartamos

                                                                              NUNCA DEJARE DE LUCHAR.

                                                                                                                 NUNCA.

                                                    -SUPERMAN, ACTION COMICS #775 (2001).

El 5 de Julio se conmemora en el país el día de la profesión mas humana que conozco hasta el momento.

Miles de mexicanos hoy tenemos el gusto de autocelebrarnos el “Día del Fisioterapeuta”. Si, hoy es el día de aquel profesional del área de la salud experto en el diagnóstico, prevención y tratamiento de múltiples estados patológicos que son tratados mediante técnicas terapéuticas no farmacológicas. Para realizar nuestro trabajo puede utilizar varias herramientas distintas y combinarlas entre ellas, por ejemplo: los agentes físicos y el ejercicio terapéutico.

Ahora fuera de la clase de introducción a la fisioterapia, me gustaría escribirles algunos renglones que se que van a empatizar con muchos colegas y ojalá motiven a los próximos fisioterapeutas.

Desde este momento algo debe de quedarnos claro y es, que algún día estos estudiantes se darán cuenta que serán lo mas trascendental en la recuperación de la salud de las personas. Nos costo mucho entenderlo a los ya egresados.

Al igual que enfrentaran a mil y un obstáculos por paciente; te va a llegar el que no cree en la fisioterapia, el que extraña a su antiguo terapeuta, a otros colegas que demeritaran tu trabajo, a familiares que te dirán “hazme un masajito”, amigos que te llamen “masajista” o “curahuesos” y hasta profesionales del área de la salud que te harán creer que lo que hacemos no funcionan, no sirve, no ayuda y no trasciende.

¡Todos están equivocados!

Y este mensaje no solo quiero que sea para colegas y estudiantes de tan bella profesión. También me gustaría empapar con mis letras y sentires a nuestros hermanos del área de la salud.

Y sin generalizar, invito a quienes creen que somos el final de la cadena alimenticia de la salud. Aquellos que piensan que no tenemos la capacidad de crear un diagnóstico, un tratamiento y hasta un pronóstico de alguna patología o discapacidad.

Aquellos que piensan que por no tener el poder de recetar algún medicamento perdemos el don de rehabilitar y regresar las esperanzas de mejorar el día a día de todas las personas que nos brindan su confianza.

Amigos, doctores y colegas míos, lo que para ustedes puede ser un motivo de comedia, yo lo veo como un motor y sobre todo me enorgullezco de no poder recetar ibuprofeno o paracetamol y hasta tramadol para una ciatalgia o un «Codo de tenista» ya que uno de nuestros objetivos es desintoxicar a nuestros pacientes que tomaban 3 pastillas diarias de estas drogas para poder «medio calmar» el dolor.

Nuestro fin, nuestra obra de arte es poder urdir que «Don nacho», «Doña Mari» o «Andrea» dejen de drogarse, auto medicarse, calmar el dolor de forma natural, crear un habito de ejercicio físico y lo mejor de todo, el nirvana de nuestra profesión; RECUPERAR EL MOVIMIENTO.

El día que la sociedad mexicana entienda que el movimiento cura, que el moverte te libera, que el movimiento da vida. Serán mejores días para todos, en especial para nosotros. Asimismo es una misión que debemos estar comprometidos en pelear, en crear conciencia, en educar y lo más difícil de todo; en cambiarlo. Hacer entender a la población que deberían de tener más miedo del reposo que del movimiento.

Amigos del área de la salud, estudiantes, dependencias públicas y privadas, hoy en la celebración de nuestro día quiero invitarlos a cambiar su forma de contemplar la fisioterapia. Colegas, nuestra misión será dignificarla y defenderla ¡siempre!.

HASTA EL ULTIMO DÍA.

¡Feliz día del Fisioterapeuta!

Celébrenlo trabajando, con la familia y amigos, tomándose un té, haciendo ejercicio y sobre todo, sintiéndonos orgullosos de lo que somos y elegimos ser día a día. De recordar a nuestro yo de 22 años a las 7 am en un salón de clases, desvelados sin comida en el estomago, diciendo:

-«Ya no puedo con esto”. Y a pesar de eso no rendirnos.

¡NO RENDIRNOS JAMÁS!

Hoy recuerdo a mi yo de 19 años, aquel joven que un día decidió estudiar fisioterapia, sin imaginar lo que el futuro me depararía. He tenido la oportunidad de avistar personas ponerse de pie y caminar. Fundé a Enruédate con mis mejores amigos, una asociación civil comandada y dirigida por jóvenes que desde nuestra trinchera estamos cambiando la forma de ver la discapacidad, trabajando con empresas estatales y nacionales, con el gobierno estatal y federal y orgullosamente podría decir que estamos próximos a la creación de la clínica de rehabilitación “RISA”. Descubrí que nuestros pacientes tienen mucha necesidad no solo de moverse, también necesitan ser escuchados. Desde entonces he ayudado a muchas personas a recuperar la movilidad y he aprendido, que no hay mayor satisfacción que ayudar a una persona a ser mejor cada día.

Festejemos todos los días, nuestro día. Y recuerden colegas que ser fisioterapeuta no te hace un mejor ser humano, ser humano te ayuda a ser un mejor fisioterapeuta.