Por Héctor Hugo Bustos

El prestigioso diario The Washington Post, en su edición del 4 de Junio en un artículo escrito por Bet Sheridan, señala que el registro de muertes en México tiene varios claroscuros.   En sólo dos días el recuento oficial subió de 10,000 a 11,279 es decir un 10%. Las autoridades reconocen que el total real es más alto, ya que muchas víctimas mueren antes de que puedan ser evaluadas. Hugo López-Gatell, el funcionario de alto rango del Ministerio de Salud que coordina la campaña de coronavirus de México , dijo a los periodistas que las nuevas cifras habían llegado de varios hospitales, lo que refleja muertes de diferentes fechas. “Aquí tenemos una muy antigua, de algún estado, del 25 de marzo”, dijo, señalando el gráfico. Esta muerte fue registrada el 4 de Junio.

El WASHINGTON POST critica manejo de pandemia en México

Este subrregistro puede tener una explicación también desde la clínica. Les comparto mi visión con algunos ejemplos:

1) Fallece paciente médico  en una Unidad de Terapia intensiva de un Hospital General Estatal. 15 días con COVID-19. Tiene diagnóstico por Tomografía Axial Computada, con Neumonía. Al fallecer el Certificado de defunción reporta  Insuficiencia Respiratoria. NO aparece COVID. ¿Se omitió hacer una prueba ante la obviedad del diagnóstico? El certificado de defunción no puede constatar que hubo COVID al omitirse la prueba.  NO tiene diagnóstico COVID.

2) Caso. Paciente mujer 52 años. Muere esposo de COVID-19, tres días antes. Ella inicia con tos y fiebre. La envío a un Triage epidemiológico a un hospital público. Oximetría perfecta. Ella me advierte que no quiere internarse (mucho miedo). Se va a casa con tratamiento ambulatorio. Recursos escasos. Le suplico se realize de cualquier modo una placa de RX (más barato que COVID). Diagnóstico: Imagen sugestiva de Neumonía Atipica. En el contexto actual sugiere correlacionar con clínica y Prueba de PCR para SARS CoV2. No tiene dinero. No tiene diagnóstico COVID.

3) Una paciente busca cama de hospital para ingresar a su cuñado. En Locatel CDMX le comentaron que no había camas disponibles. Le enviaron un paramédico. La saturación de Oxigeno fue de 74% y le indican que no ameritaba internamiento (Una saturación muy baja indicativa que no había una adecuada oxigenación). El paciente tenía además co-morbilidad (enfermedades asociadas que aumentan riesgo de muerte), peso 130 Kg, glucosa 140, presipon arterial 220 mm Hg. Es decir, paciente con obesidad, diabético e hipertenso. Placa de Rayos X con infiltrados bilaterales sugestivos de una Neumonía (infección del pulmón). Clínicamente es COVID,     

4) Caso periodístico. Paciente fallece antes de ingresar a urgencias del Hospital General, fiebre tos  pero no tiene diagnóstico de COVID.

5) Familiar mío contacto con COVID-19.  Asintomático. Solicita prueba. Ante la ausencia de síntomas, por normatividad no está autorizado tomar pruebas. Salió negativa en laboratorio privado.  Sin embargo, el 80% de pacientes con COVID, no requieren hospitalización porque son asintomáticos o tiene sintomatología leve o moderada. Estos tampoco se contabilizan como COVID.  

6) Estado de Tlaxcala. Solicito prueba de COVID  (RT PCR así se llama la prueba para detectar partículas virales – Reacción en cadena de Polimerasa es el método-)  para paciente con Tomografía Axial Computada  anormal. El día de hoy se autorizó a un laboratorio privado realizar Pruebas de COVID. El primer caso de COVID en México fue reportado el 27 de Febrero. Las pruebas primero fueron autorizadas por el INDRE (Instituto Nacional de Referencia, luego autorizadas por COFEPRIS). Luego por la Jurisdicción local. Al inicio las pruebas sólo eran realizadas por el Laboratorio Estatal de Referencia. Para que un paciente tuviera acceso a una prueba privada tardamos hoy 12 de Junio 133,974 casos confirmados y 15,944  muertes. No había diagnóstico de COVID a nivel privado.

7) El PAIS publica que 80% de los pacientes COVID en México no se mueren en Unidades de Terapia Intensiva ni alcanzan a ser intubados. ¿Entonces en dónde fallecen? En casa  muchos, y en casa no hay pruebas rápidas. No HAY diagnóstico de COVID.

8) Propias limitaciones de las pruebas. Si realizas una prueba de PCR estas tienen una ventana DONDE es más probable que sean positivas, si la realizas sin considerar los tiempos del paciente, cuando inicio síntomas, cuando fue el posible contagio,  la prueba es negativa.  No hay diagnóstico de COVID.

9) Costo pruebas COVID. Aunque en el sector público la prueba es pagada con los impuestos, en instituciones privadas los precios oscilan entre 1,300 hasta 7,299 pesos mexicanos. No alcanza a muchos pacientes con COVID. No hay diagnóstico COVID.

10) De acuerdo con un reporte de OCDE, hasta finales de abril de 2020, los cinco países que más pruebas realizan por cada mil habitantes son Islandia (134.9), Luxemburgo (64.6), Estonia (36.9), Lituania (36.6) e Israel (30). Los cinco países miembros que menos pruebas realizan son Polonia (7.4), Hungría (6.6), Grecia (5.8), Japón (1.8) y México (0.4). No hay diagnóstico COVID. Fuente El Hospital Mayo 2020. No hay diagnóstico COVID.

11) También el diario español El País, publicó las dificultades del registro de las muertes en México. Ese día 1,  092 deceso por COVID. En realidad solo 62 personas perecieron entre 2 y 3 de Junio. El resto se repartió en 70 días Se reporto una “actualización”. De acuerdo a reportes del Subsecretario López Gatell, en ese mismo articulo: “una institución tenía mes y medio sin actualizar sus datos. El epidemiólogo se había ido y los casos se fueron acumulando. El caso ejemplifica también errores humanos que suman al rezago que sufre el conteo desde hace 20 o 25 días, de acuerdo al Subsecretario”.

12) COVID-19 por su contagiosidad, es un padecimiento estigmatizado. El estigma social ha ocurrido con muchas enfermedades infecciosas, incluyendo el VIH o SIDA. Los pacientes no desean estar “etiquetados” con el diagnóstico de COVID. Puede ser una reacción consciente o inconsciente donde hay una ensalada de miedo, temor, ignorancia, etc. Adicionalmente un paciente COVID, se etiqueta como un padecimiento Infectocontagioso. El paciente además de la soledad en el momento de su muerte, no puede ser velado de manera tradicional. No puede ser acompañado. Ante este escenario los familiares “prefieren” que no haya diagnóstico de COVID.

En conclusión, México séptimo lugar en número de decesos a nivel mundial más los subregistros. Un país donde muchos no creen en la pandemia. Un país donde a mí no me pasa nada. Un país retratado en diarios internacionales con “sospechosismo”. Mejorar nuestros sistemas de registro. Automatizarlos. Comités técnicos para la clasificación de los casos. Determinación precisa del tamaño del problema. Porque en medio de todo estamos tu y yo. Están nuestras familias. La precisión nos ayudaría a rectificar el rumbo. México: un país de grandes epidemiólogos, infectólogos y científicos. Tenemos todo para llegar a un buen puerto.  Mientras eso sucede, si            tienes que chambear usa cubrebocas, caretas, distancia sana, lavado de manos y las indicaciones de Secretaría de salud.