Por Dorsia Staff

Si bien las tendencias educativas ya mostraron ser un parteaguas para la transformación radical de las instituciones, la crisis sanitaria por COVID-19 ha detonado las acciones para enfrentar desafíos académicos y fortalecer a nuestras casas de estudios, sostuvo el rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, en su mensaje como anfitrión en la I Sesión Ordinaria del Consejo Regional Centro Sur de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES).

“No podemos obviar la existencia de nichos de oportunidad en los que hay que poner especial atención, por lo que debemos ver la pandemia como una ocasión para revisarlos y poner en marcha estrategias que al cabo de la crisis fortalezcan a nuestras instituciones”.

En esta reunión virtual, Alfonso Esparza consideró que es pronto para evaluar los efectos de la pandemia en la vida académica de las instituciones de educación superior (IES) de la región. Sin embargo, dijo, ha sido evidente su capacidad para aprovechar sus fortalezas y orientarlas a asegurar que los estudiantes sigan recibiendo clases, cuenten con acompañamiento docente y tutores, y la mayoría pueda concluir el semestre.

Asimismo, reconoció el compromiso de los profesores que respondieron a dar clases a distancia, en ocasiones sin la preparación y los recursos tecnológicos necesarios, pero siempre dispuestos a capacitarse, al mismo tiempo que podían atender a sus estudiantes.

Con respecto al quehacer del Consejo Regional Centro Sur, el rector de la BUAP refirió que la agenda incluye temas inaplazables, como la consolidación del trabajo colaborativo de las IES asociadas en la aplicación de modelos educativos que revaloren el papel del profesor y del estudiante, ya que la educación superior está inmersa en nuevos escenarios.

“Es imperativo impulsar un ambicioso proyecto de digitalización y poner en marcha modelos educativos híbridos en las instituciones de la región. Seguramente la experiencia del trabajo colaborativo al seno de este consejo será un baluarte para acometer esos y otros propósitos que se vislumbran en el panorama de la educación superior, que deberá ser capaz de llevar a cabo las adecuaciones necesarias para responder a desafíos emergentes y también a un mundo en constante transformación”, expresó.