La Quinta Columna
Por: Mario Alberto Mejía 

Hace unos días ocurrieron fenómenos extraños en el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Puebla.

De manera fulminante fueron despedidos —con fecha 31 de julio— un buen número de funcionarios y dados de alta otros sin carrera judicial.

¿No fue el propio gobernador Miguel Barbosa Huerta quien han venido diciendo que la carrera judicial estará por encima de todo en el Tribunal y que ya no se volverán a dar imposiciones como en el pasado reciente?

En ese sentido tampoco se entiende que un ex funcionario sin carrera judicial —proveniente de la Secretaría de Infraestructura— haya sido designado director general de la Comisión Administrativa y de Presupuesto del Consejo de la Judicatura.

Pero hay más: el 80 por ciento de los 23 nuevos jueces de lo familiar son lo que se dice patitos, pues no cuentan con los estándares de calidad y conocimiento que exigen las posiciones.

Su único mérito es que fueron palomeados desde la cúpula del Tribunal.

Los auténticos profesionales del derecho se quedaron fuera de esos juzgados.

Una de las agraciadas, por cierto, es hermana de una jueza que ha llenado de desdoro al Tribunal, pues abusando de su calidad de docente llevaba a la cama a jóvenes estudiantes a cambio de buenas calificaciones.

Qué familia judicial tan campechana.

.

.

Un Escándalo

En los próximos días abundaré sobre un caso que levantará cejas.

Y es que dos conferencistas que ofrecieron cursos de anticorrupción en el ayuntamiento de la fallida Claudia Rivera Vivanco —#LadyPercepción— resultaron unas auténticas fichitas ligadas a toda clase de irregularidades.

Pobre Claudia.

Nada le sale bien.

.

.

Moléculas en la BUAP

El Señor Molécula siempre va a las Mañaneras del presidente López Obrador con su corbatita de moño y sus preguntas sembradas de Pago por Evento.

En su afán de no pagarle a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla lo que le corresponde por la venta del equipo Lobos BUAP, los empresarios encabezados por Mario Mendívil recurrirán de nuevo a una estrategia muy burda, que además exhibe su preocupación por el rumbo que ha tomado el proceso legal, que llevará hasta el TAS —en Suiza— el fraude que cometieron.

Y es aquí precisamente cuando aparece el Señor Molécula.

O cualquier otro de los periodistas mañaneros que se han especializado en hacer preguntas a modo.

(Esos sedicentes periodistas han hallado su mina de oro en las Mañaneras de AMLO, pues no faltan los clientes que busquen mediatizar un tema a cambio de unos cuantos pesos y centavos).

Este día —o los que vienen—, los empresarios que buscan defraudar a la BUAP volverán a sembrar a través de algún personero el tema del presunto desvío de recursos en la BUAP en beneficio del equipo de futbol.

El 17 de julio pasado lo hicieron sin éxito a través de Molécula.

No cabe duda que los empresarios que entraron al mundo del futbol con el único afán de hacer negocios están desesperados.

Y es que las demandas siguen su curso y hasta en la Federación Mexicana deben estar preocupados porque con el Tribunal de Arbitraje de la FIFA no se juega.

.

.

Neandertales y Zopilotes en la Misma Canasta

Eudoxio Morales es un diputado federal que no le tiene miedo al ridículo.

Como docente de la BUAP —ya no lo es, pues se jubiló— coleccionó denuncias de alumnas —por supuesto acoso sexual— y ridículos matemáticos.

Ahora que el gobernador Miguel Barbosa Huerta reveló que la deuda de Puebla —incluyendo los Proyectos para la Prestación de Servicios— asciende a 44 mil millones de Puebla, todos voltearon a ver a don Eudoxio, pues éste publicó un libro de pésima ortografía y redacción en el que aseguraba que Rafael Moreno Valle había dejado un adeudo de 100 mil millones de pesos.

Sólo le faltaron 56 mil millones de pesos a su investigación para que cuajara.

Sin rubor alguno, ahora pretende —junto con sus hermanos Ortodoxio, Heterodoxio y Oxímoron Morales— que la Auditoría Superior de la Federación realice una auditoría a la BUAP en aras de que sus intereses personales fructifiquen.

Y es que Eudoxio el Acosador quiere ser rector pese a que escribe Universidad con h.

Vaya Neandertales que vuelan como zopilotes.

.

.

Una aclaración del Poder Judicial

Con relación a esta columna, se publica de forma íntegra la siguiente carta aclaratoria:

 Mario Alberto Mejía Martínez. 

Director General del periódico 24 Horas Puebla: 

Con relación a su columna titulada “Sexo y Asco en el Poder Judicial y otro Escándalo en el Ayuntamiento de la Percepción” y atendiendo al enorme prestigio que Usted le ha impreso por muchos años a LA QUINTA COLUMNA, me permito hacer las siguientes puntualizaciones: 

1. Respecto a lo que corresponde a la Carrera Judicial, esta se encuentra puntualmente regulada en el artículo 125 de la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado de Puebla, y en ninguna de sus diez fracciones señala, estipula o alude a alguna función o tarea de carácter administrativo. 

2. Por el contrario, ha sido en el ejercicio de la presente gestión, cuando más se ha respaldado e impulsado la carrera judicial dentro del Poder Judicial de nuestro Estado. Esto es así, ya que en los últimos diez años no se había presentado la oportunidad de crear y designar plazas para ocupar el máximo rango de la carrera judicial, que de acuerdo a la disposición legal antes señalada, es el de Juez de Distrito o de Región Judicial. Lo anterior, sin contar que ha sido la primera vez en la historia del Poder Judicial del Estado, que tales espacios se han otorgado mediante la celebración de concursos internos (precisamente para impulsar la carrera judicial), con convocatorias debidamente publicadas, en donde además se contó con herramientas para fortalecer la paridad de género, como lo fue el mecanismo propuesto por el Presidente del Consejo de la Judicatura para que mediante una acción afirmativa se garantizara la ocupación de dichos espacios para un número establecido de mujeres (resultando incluso trascendente que dicho mecanismo fue replicado en lo general por el Consejo de la Judicatura Federal mediante la convocatoria publicada en el DOF: 03/07/2019). 

3. Lo anterior se aclara, ya que en su columna por una parte se cuestiona la designación de un cargo de naturaleza estrictamente administrativa, sin contar con carrera judicial. Por lo que una vez puntualizado lo que corresponde a la carrera judicial, es evidente que ésta, no contempla en lo absoluto tarea administrativa alguna. 

4. Igualmente, es de precisarse que la presente gestión del Poder Judicial, es la primera que de forma decidida se ha enfocado a privilegiar y fortalecer la carrera judicial, incluso con medidas específicas para impulsar la paridad de género en los puestos de decisión. 

5. Finalmente, me es preciso señalar que además de haberse llevado a cabo el desahogo de las distintas etapas en cada uno de los concursos internos para ocupar la plaza de Juez, también se contó con un comité técnico que 

calificó las aptitudes psicométricas, académicas y prácticas de las y los participantes, además de contar incluso con observadores ciudadanos en dicho proceso, por lo que de manera categórica se niega la afirmación que en su columna se realiza de que dichos funcionarios fueron palomeados desde la cúpula del Tribunal Superior de Justicia. 

Sin otro particular y agradeciendo de antemano su atención y la publicación de la presente, quedo a sus órdenes. 

ATENTAMENTE 

Michell Carrasco Almazán 

Titular de la Unidad de Comunicación y Vinculación Social del Poder Judicial del Estado.