lunes, julio 15 2024

Por: Mario Alberto Mejía

Las guerras sucias siempre son guerras interesadas.

Buscan, entre otras cosas, lastimar sin justificación.

Lo que está detrás de cada guerra sucia es lo interesante, lo revelador.

Suele haber intereses oscuros ligados al dinero.

“Te pego porque no me pagas”, sería una conclusión inmediata.

No es la única.

En el ámbito del periodismo aldeano se pega también para debilitar.

Un caso: el del doctor Guillermo Ruiz Argüelles.

La guerra interesada en su contra —cuyos editores no tuvieron empacho en publicar dos veces— dejó ver la mano de un personaje interesado en lastimar al inminente secretario de Salud de la administración Barbosa.

Ingenuamente, los autores del reportaje creyeron que podrían tirar su nombramiento.

(El síndrome Bob Woodward-Carl Bernstein desvela a algunos tunde-teclas).

En estos días hemos visto campañas dirigidas en contra de Fabiana Briseño, Olivia Salomón, Miguel Carrillo y Jorge Estefan Chidiac.

Las dos primeras serán secretarias de Turismo y Economía, en tanto que el tercero suena para ser subsecretario de Infraestructura.

(El brillante Jorge Estefan es el actual titular de Finanzas de la administración Pacheco).

Los tiradores están convencidos de que unas cuantas notas fake son suficientes para tirarlos o lesionar su honra.

Como en el caso del doctor Ruiz Argüelles, esas balas de salva no provocaron daños.

Una mosca vuela sobre un frutero.

Alguien toma un periódico —de los que manchan los dedos— y lo convierte en arma letal.

Sale el primer golpe que la mosca esquiva.

Sobreviene el segundo.

Más de tres ya es campaña.

La mosca la sabe y regresa al frutero más segura que nunca.

El hipócrita lector preguntará si el ayuntamiento de Claudia Rivera Vivanco cabe en esta trama.

No es el caso.

La gallina ciega tuvo ojos para ver en su momento.

El guajolote tuvo alguna vez papada, pescuezo y cogote antes de perderlos.

Ni violencia de género ni la fábula de la mosca en el frutero.

Ésta es una historia que encontró su vocación en el fracaso.

Previous

Kristof Milak, de 19 años, pulveriza récord de Michael Phelps en los 200 metros mariposa

Next

Inicia BUAP inscripción de licenciatura para más de 23 mil jóvenes

About Author

Dorsia Staff

Somos todo lo que no son las revistas poblanas...

Check Also