jueves, febrero 29 2024

por Adela Ramírez

“Lo bueno de la explosión en Tlahuelilpan es que puro naco fue el que murió y ningún inocente”, posteo Isabel Almazán, en su cuenta: @IzzyAlmazan, tras una tragedia ocurrida en Hidalgo, hace unos años.

Y la pregunta de @albertoputlitzn no tiene desperdicio:

¿Saben si se puede pedir gasonila por Rappi o Postmates? #Gasolina #Pemex #AMLO

Aunque para muchos resulte chocante o hasta cómico, cientos de fotos y posteos de este tipo circulan por las redes sociales a una velocidad que atraviesa fronteras y, desde hace algunos años, se ha ido conformado un grupo denominado ‘whitexicans’.

En el México mágico en el que vivimos, se asoma en internet una realidad alterna que contrasta sobremanera con el grueso de la población nacional.

¿Cuál es su significado? 

Fue en 2018 cuando se hizo popular en las redes sociales como Twitter o Instagram la palabra ‘whitexican’. Desde ese momento, se escucharon voces acusando a su vez de una discriminación inversa, de clasismo y racismo…  En realidad, el termino proviene de un neologismo que cada vez se utiliza más en el lenguaje cotidiano de los mexicanos.                                        

‘Whitexicans’ es el término que hace referencia a los mexicanos blancos (White + mexicans) que gozan de ciertos privilegios tácitos otorgados por su estatus social. La definición, no solamente se refiere literalmente a las personas de piel blanca; el significado engloba a las personas de clase media alta y alta, consideradas privilegiadas primero por el color de su piel y después por gozar de ventajas, a las que el resto del vulgo no tenemos acceso como viajes por sitios exóticos y ropa de marca.

Se considera un ‘whitexican’ también a alguien que cree que, en nuestro país, tan surrealista y ecléctico, todos contamos con las mismas oportunidades y que una persona con bajos recursos económicos vive así poque quiere, y no por la falta de capital para acceder a una mejor calidad de vida.

¿Hay racismo inverso?

El racismo, según el diccionario de la Real Academia Española, es un sentimiento exacerbado del «sentido racial» de un grupo étnico, que habitualmente causa discriminación o persecución contra otros grupos étnicos.

Mientras que el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Conapred), establece que el racismo es el “odio, rechazo o exclusión de una persona por su raza, color de piel, origen étnico o su lengua, que le impide que goce de sus derechos humanos. Originado por un sentimiento irracional de superioridad de una persona sobre otra”.

Entonces calificar a alguien como un ‘whitexican’ no constituye de ninguna forma un hecho racista, toda vez que no fomenta el odio hacia algún grupo minoritario. Por ende, el racismo inverso no existe, porque la gente de piel blanca jamás ha sido discriminada, perseguida o esclavizada por su color de piel.

En México, las posibilidades de alcanzar un mejor nivel de vida para personas con tez blanca en general son superiores. Vamos a los números, en 2019 Oxfam México publicó un estudio llamado: “Por mi raza hablará la desigualdad”, los resultados mostraron por ejemplo que 1 de cada 3 personas de piel blanca pertenece al 25% del sector con mayores posibilidades económicas del país, 103% más que las de tez oscura y es 43% más probable conseguir un empleo prestigioso y bien remunerado si se tiene piel blanca.

Más allá de los estereotipos, prejuicios y estigmas provenientes del vecino país del norte o de cualquier otra nación, la tarea pendiente es erradicar prácticas racistas reales entre nosotros mismos. Los señalamientos hacia la actriz Yalitza Aparicio, no se dejaron esperar tras su estelar en la cinta ROMA y no fueron relacionados a su labor histriónica; y por ejemplos no pararíamos. En este mes patrio además de la fiesta y el tradicional festejo, con mariachi y mezcal, una dosis de auténtica solidaridad entre nosotros no nos caería nada mal.

 

 

Previous

En Puebla hay lealtad y respeto al ejército: Gobernador Barbosa

Next

Reconstruye Infraestructura el camino al Batán

About Author

Dorsia Staff

Somos todo lo que no son las revistas poblanas...

Check Also